Un predicador hippie

En general, a Lonnie Frisbee no se le recuerda por haber estado muy bien dotado en cuanto a sus conocimientos bíblicos, tampoco parecía ser muy apreciado como líder de adoración, su lenguaje era básico, lleno de modismos vernaculares y palabras hippies de la época, tampoco podía leer bien la Biblia en público y generalmente sus mensajes eran desordenados y con exégesis e interpretaciones no siempre correctas[1]. Incluso, algunos de sus compañeros de las comunas de San Francisco a finales de los sesenta, consideraban que su personalidad era débil y que nunca habría sido escogido para dirigir estudios bíblicos en grupos pequeños[2].

preachinglonnie

Lonie Frisbee en uno de sus estudios bíblicos en Calvary Chapel durante el Jesus Movement

Lo que es interesante es que cada una de esas deficiencias parecía contrastar con una cualidad o característica que la compensaba con creces. Aparentemente predicaba un mensaje evangelístico muy simple, lleno de un celo “infeccioso” por Dios[3], que resultaba ser muy efectivo para ganar almas[4]. Su discurso era relajado, con una cierta cadencia juvenil, que tenía efectos magnéticos o hipnóticos. Como si fuera el flautista de Hamelín, en cualquier lugar al que iba atraía a cientos de jóvenes[5], quienes le escuchaban con atención. Era un auténtico hippie, de pelo largo, barba de profeta, vestido con batas y sandalias, lo que le daba un cierto parecido con las imágenes populares de Jesucristo. Hacía todo de manera orgánica y auténtica, sin poses ni trucos, lo que le daba credibilidad entre sus pares. Además, al ministrar a las congregaciones, desplegaba sus carismas espirituales, moviéndose con un gran dramatismo y con gestos que imitaban a los de Katheryn Khulman[6]. Según los estudiosos, es allí donde radicaba su mayor atractivo, en las manifestaciones de poder y el ejercicio de dones espirituales, tales como la profecía y el don de lenguas[7]. Es muy probable que el término “evangelismo de poder” haya surgido de la observación, por parte de Wimber, del ministerio de Frisbee, quien servía como el principal modelo de la manifestación de señales y prodigios dentro de La Viña en sus comienzos[8].

Obviamente semejantes contrastes debían corresponder a una personalidad muy compleja, en especial si las descripciones corresponden a un joven que comienza su labor evangelística a una temprana edad, quien tenía 31 años, diez de ellos en el ministerio, cuando Wimber le invita a compartir su testimonio aquel día de la madre de 1980. Su trasfondo difería mucho de lo que se esperaba de un joven evangélico conservador, más bien era un buen representante de la contracultura de los años sesenta, pues había sufrido los traumas y contradicciones de la época, que lo llevaron a buscar respuestas en las experiencias con drogas, sexo, música psicodélica, vida comunitaria y espiritualidad oriental.

Frisbee provenía de un hogar disfuncional, con un padre abusivo y alcohólico, al que prefería recordar como un “indio Cherokee, cantante de botiquín y con aliento a whisky”[9]. A los 16 años recibió una beca para estudiar artes en San Francisco, donde tuvo una inmersión total en el movimiento hippie, incluyendo el consumo de acido lisérgico (LSD). Para ese momento más de 75000 jóvenes habían llegado a esa ciudad de todas partes, muchos de los cuales deambulaban por las calles, sucios, harapientos, drogados, buscando refugio, enfermos con sífilis y otras enfermedades venéreas. Aquel panorama, que a todas luces constituía un amplio campo misionero, no era muy bien visto por las congregaciones tradicionales y tendían a criticarlo y en muchos casos ignorarlo, excepto por unos pocos evangelistas pioneros que decidieron encarnarse en los sectores donde se concentraban los hippies.

En una de esas esquinas del distrito de Haight-Ashbury en San Francisco es donde Lonnie Frisbee se encontraba en 1967, con una Biblia en la mano, hablando de Jesús, pero también de platillos voladores y experiencias sobrenaturales, cuando fue invitado a discutir sobre sus creencias en una de las comunas cristianas que se habían establecido en el sector[10]. A partir de allí se mudó con el grupo y comenzó a convivir con ellos y a estudiar la Biblia en una forma más ordenada, pero todavía informal[11].

Para 1968 Lonnie se había casado con Connie Bremer, quien también se había unido a la comuna, a pesar que no parecía haber una verdadera atracción romántica entre ellos[12]. Posteriormente, la pareja decidió hacer un viaje al sur de California. Cuando iban por la carretera pidiendo “colas”[13] fueron recogidos por un par de miembros de una iglesia de Costa Mesa que buscaban un hippie que quisiera conversar con su pastor. Allí conocieron a Chuck Smith, un pastor conservador, formado dentro de la Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular, quien pastoreaba desde 1965 una pequeña congregación de unos doscientos miembros llamada Calvary Chapel. La esposa de Smith, Kay, había comenzado a acercarse a los hippies que pululaban en las playas cercanas, y había logrado con su persistencia y sensibilidad, quebrar la actitud crítica de Smith y hacer que se interesase misionalmente por ellos. Por ello había enviado a su hija y su novio a buscar en las calles a uno de estos jóvenes a fin de conversar y poder entender su cosmovisión.

El encuentro de los Smith con Lonnie Frisbee fue una especie de cita divina. Al descubir la pasión y convicción de Lonnie, muy rápidamente, Smith le pidió que sirviera como misionero en las playas cercanas, y posteriormente que codirigiera una casa comunal llamada House of Miracles (Casa de Milagros) que comenzó a funcionar en mayo de 1968[14]. Al poco tiempo, la comuna resultó pequeña y su logística difícil de manejar, por lo que abrieron otro lugar en un viejo motel arruinado que les habían cedido. El lugar fue reparado por los nuevos convertidos y puesto en condiciones de habitabilidad mínima, con lo cual pudieron seguir con la misma dinámica de captación y discipulado, un formato que repitieron durante todo ese año en diversos lugares de la región. Mientras tanto, la congregación original en Costa Mesa daba cambios en su programación, su música, y especialmente en el énfasis informal de sus servicios principales, que ahora se dirigían a la nueva población de jóvenes recién convertidos que llegaban por docenas.

calvarychapel

Para acomodar el creciente número de miembros, la iglesia decidió comenzar a usar una carpa para los servicios

Mientras Chuck Smith insistía en enseñar minuciosamente sobre el libro de Apocalípsis, Lonnie Frisbee estaba atareado tratando de llevar multitudes de jóvenes a Cristo, según la visión que había recibido un poco antes de su conversión e iniciación cristiana en San Francisco y que años después podía narrar de la siguiente forma[15]:

Un día me encontraba solo en el cañón, después de una larga caminata en las montañas de Palm Springs. Había un arroyo precioso, con cascadas a lo largo del camino, era un lugar muy agradable. Finalmente llegué a uno de mis sitios favoritos. Me desnudé, y literalmente comencé a gritar al cielo: “¡¡Jesús, si de verdad eres real, revélate a mí!!”. De repente la atmósfera a mi alrededor comenzó a cambiar. Comenzó a temblar, a producir chispas, y brillar intensamente. “¡¡Ahhhh Ahhhh!! ¡No quiero estar aquí!”. Tenía miedo, estaba perturbado, pero seguro que no se trataba de una alucinación provocada por el LSD. No escuchaba una voz audible, pero sabía que estaba en la presencia de Dios Todopoderoso. Entonces vi una visión radiante, tan clara como el cristal. Vi a miles y miles de jóvenes en la playa, en filas a lo largo de la costa, haciendo cola para ser bautizados. ¡Lo podía ver! Supe en el instante que Jesús era real y que me estaba llamando a seguirle. Mientras el Señor levantaba mis ojos, vi una cosecha de personas, como si fuera un inmenso campo de trigo. Pude ver a miles y miles de personas en el valle de la decisión. El poder del Espíritu Santo me rodeó por dentro y por fuera. Entonces vi una luz del cielo que bajó y me dio una orden, y pude oírle decir, “Ve en mi nombre porque he tocado tus labios con un carbón encendido que quema en la presencia de Dios. Proclama a las personas que vengo pronto”. Fue el momento más radical de mi vida. A los dieciocho años de edad, Dios me llamaba a servirle. Eso me maravilló, pero definitivamente dije “¡Si Señor”!.

Resulta bastante clara la similitud entre esta narración y el comisionamiento de los profetas bíblicos del Antiguo Testamento. Existen al menos cinco elementos constitutivos del comisionamiento profético que son adoptados por quienes ejercen un llamado partiendo de situaciones de minusvalía, como sería el caso de un hippie en la cultura evangélica norteamericana de los años 60 y 70. Esta estructura del llamado está conformada por cinco etapas que se observan con claridad en esta declaración de Frisbee: Crisis: “Jesús, si de verdad eres real, revélate a mí” , llamado: “Vi a miles y miles de jóvenes”, objeción: “No quiero estar aquí”, confirmación: “Proclama a las personas que vengo pronto” y señales: “vi una luz del cielo que bajó y me dio una orden “[16]. Esta narrativa constituye en gran medida la base para la legitimación y funcionamiento de Lonnie Frisbee, pues le permitía hacer planteamientos desafiantes y elaborar un discurso en el lenguaje vernacular de los jóvenes de su cohorte, basado en un mensaje que él podía atribuir como venido de Dios mismo, a la par de que le daba libertad para ejercer sus dones espirituales.

No es de extrañar que con tal clase de combinación entre convicción humana, afirmación divina y poder del Espíritu Santo, la iglesia Calvary Chapel multiplicó por diez sus 200 miembros originales, en menos de dos años, llegando a tener tres servicios los domingos por la mañana, así como estudios bíblicos de martes a domingo. En algún punto, el propio Chuck Smith aseveró que en ese mismo lapso habían llegado a realizar más de ocho mil bautizos[17]. Muchos de estos bautizos se realizaban en las playas cercanas de forma masiva[18], teniendo una amplia cobertura de los medios impresos y la televisión.

chucklonnieplaya

“Vi a miles y miles de jóvenes en la playa, en filas a lo largo de la costa, haciendo cola para ser bautizados” (LF)

 

Pero los problemas entre Lonnie Frisbee y Chuck Smith comenzaron a arreciar en torno al énfasis del evangelista en las señales y prodigios, así como el ejercicio de dones y carismas en público. Las manifestaciones fueron prohibidas en público y solo se permitían en un salón para tal uso, en lo que se denominaban reuniones posteriores (o de afterglow), ya que ocurrían solo después de que se predicaba la Palabra. Aparte de ello, había considerables presiones de algunos miembros de la iglesia que estaban escandalizados con la cantidad de jóvenes que llegaban para los cultos en el nuevo auditorio, fumando, descalzos, y en harapos. Mientras tanto, el matrimonio de Frisbee iba de mal en peor, aparte de ello él se sentía al mismo tiempo oprimido, pues no podía expresar su ministerio de poder en pleno. Así que para diciembre de 1971, Frisbee terminó su relación con Calvary Chapel y junto con su esposa se dirigieron a Miami en búsqueda de restauración, personal y matrimonial, de la mano de Bob Mumford uno de los fundadores del controversial “movimiento de discípulos” (shepperding movement). Sin embargo, en 1973 Lonnie y Connie terminaron divorciándose y regresaron a California.

Lonnie-ordination

Ordenación de Lonnie Frisbee como ministro de Calvary Chapel

En los años que siguieron, Frisbee continuó su vida con dificultades, participando en varios ministerios y realizando diversos trabajos, hasta que en 1976 decidió regresar a la tutela de Chuck Smith y se integró como parte del equipo pastoral[19]. Para esa época Calvary Chapel había entrado en un proceso de institucionalización, poseía ahora prestigio a nivel internacional por su música y literatura, pero sobre todo, había limitado completamente su tendencia pentecostal, hasta prácticamente erradicarla. Obviamente, dado el trasfondo de Frisbee, este último aspecto era bastante difícil de manejar y hacía preveer que su permanencia en Calvary Chapel no podría durar mucho. Hay que entender que, para alguien que había abandonado el LSD por Cristo, las manifestaciones del Espíritu Santo no eran un fin en si mismo, sino prueba fehaciente de que Dios estaba de veras actuando en su vida, y los dones del Espíritu eran una señal de su presencia[20]. Por lo tanto, Frisbee continuó buscando puertas abiertas que le permitiesen expresar sus dones de una manera más libre y cumplir así con el llamado profético que había recibido una década antes en las montañas de Palm Springs, incluyendo viajes a Brasil y Suráfrica[21].

canyon

Calvary Chapel Yorba Linda (que sería La Viña en 1983) en su reunión dominical en el gimnasio cubierto de Canyon High School de Yorba Linda.

Durante ese período aparece John Wimber en la escena. Aproximadamente en 1977, se comienza la plantación de la iglesia Calvary Chapel en Yorba Linda, con un servicio dominical en un local provisional[22]. Sin embargo, no es sino hasta el día de la madre de 1980 que se produce la primera invitación formal a Lonnie Frisbee para que predicara en esa congregación. Aparentemente, Wimber era la voz cantante de un grupo de líderes de Calvary Chapel que anhelaban una mayor libertad, para permitir abiertamente manifestaciones espirituales y operar en los dones del Espíritu, durante las actividades públicas de las iglesias[23]. De hecho, ya Wimber y los miembros de su congregación, tenían tiempo orando, sin mucho éxito, por la sanación de los enfermos, hasta que las curaciones empezaron a ocurrir. A partir de ese momento, comenzaron a enseñar sobre el tema en talleres en los cuales se demostraba con hechos los resultados de orar por las personas. Claramente, una buena parte de la iglesia en Yorba Linda estaba expectante de ver más manifestaciones extraordinarias de Dios. Con estos antecedentes, Frisbee encontró una audiencia más que receptiva a su propuesta espiritual, una tierra fértil para plantar la semilla del evangelismo de poder.

De allí en adelante se produjo un cambio radical en la comprensión, y el lugar de los fenómenos y manifestaciones espirituales, dentro de la vida de la iglesia, especialmente aquellas asociadas al movimiento La Viña. Esto se encuentra hoy en día reconocido por La Viña en un librito que ha sido introducido recientemente para ser usado en las diferentes iglesias del ministerio. El pequeño texto se llama “Come, Holy Spirit”, haciendo referencia a la oración que hizo Lonnie Frisbee en esa oportunidad, y de esta manera describe aquellos eventos[24]:

Esta es una oración que la iglesia de Jesucristo ha estado orando de muchas manera a lo largo de los siglos. Aquella noche, cuando la oración de tres palabras se hizo, el cielo se desató en aquella comunidad fundada por John Wimber. Un movimiento completo de iglesias se formó y continua creciendo, alrededor de esa oración. Después de aquella reunión, donde ocurrió una profunda visitación del Espíritu Santo, los jóvenes salieron a las calles, llevando a cientos, o a miles, a Cristo. Muchos milagros siguieron a sus sencillas oraciones, tales como sanidades de los cuerpos y mentes, así como liberaciones de las adicciones.

Veni_creator_spiritus

Aunque fue John Wimber quien sistematizó las enseñanzas y creó un marco teológico para explicar la vigencia actual de las señales y prodigios, fue Lonnie Frisbee quien sirvió de catalizador de estas experiencias, sirviendo de modelo ministerial, una vez que fue liberado de los controles a los que había sido sometido dentro de Calvary Chapel. Aprovechando el ímpetu y la ventana de bendiciones por donde la lluvia del Espíritu Santo se había colado, John Wimber comenzó a organizar equipos ministeriales que irían a diversos lugares y países para enseñar y demostrar en forma práctica las señales y prodigios.

Mientras John Wimber y Lonnie Frisbee ministraban en equipo, uno enseñando y el otro ejerciendo sus dones espirituales, la iglesia de Yorba Linda comenzó a vivir un avivamiento y a crecer rápidamente. Pero, junto con estos avances, también se profundizaron las tensiones con Chuck Smith y su organización. Para 1983 ya se habían incorporado un grupo de iglesias bajo el nombre Vineyard Cristian Fellowship, las cuales se identificaban con un estilo de adoración más íntima, con un enfoque más relacional de la vida cristiana, con las metodologías para crecer numéricamente, así como con un mensaje más contemporáneo y menos dogmático, donde se enfatizaba menos el final de los tiempos (escatología) y se le daba preponderancia a los principios del evangelio del reino, lo que le daba a las señales y prodigios, y las manifestaciones del Espíritu Santo, un lugar de gran relevancia[25].

Pero los avivamientos no son garantía de que todo va a salir bien, que todas las cosas son color de rosa, que lo sagrado no pueda convivir con lo obsceno, o que junto con el trigo no se encuentre también la cizaña. John White, en su descripción de los elementos constitutivos de un avivamiento señalaba que durante estos movimientos, “algunos cristianos pueden comportarse de maneras impulsivas e inmaduras, incluso caer en pecado. Es por ello que el avivamiento parece una extraña mezcla, tanto de influencias divinas, como de otros factores que no lo son; una combinación del poder de Dios y de demostraciones de la debilidad humana”[26]. De esta manera, el avivamiento iniciado aquel día de la madre de 1980, también tendría su extraña mezcla entre lo divino y lo pecaminoso, y uno de los eslabones más débiles, precisamente uno de los más expuestos al escrutinio público, resultó ser el propio Lonnie Frisbee.


 

[1] Eskridge, L. (2013). God’s forever family: The Jesus People Movement in America. New York: Oxford University Press. Pág. 72-75

[2] según lo señala Kent Philpott, uno de los miembros de la comunidad de Living Room en San Francisco. En Eksridge, L. (2013). Pág. 73

[3] McCracken, Brett. Hipster Christianity: When Church and cool collide. Pág. 80

[4] Don Williams decía que había visto a Frisbee predicar “uno de los mejores sermons evangelísticos que haya escuchado alguna vez”. En Eksridge, L. (2013). Pág. 73

[5] Asi lo describe Oden Fong, testigo de esos tiempos. En Eksridge, L. (2013). Pág. 73

[6] Este es un video de Lonnie Frisbee en una aparición en el programa de televisión de Katheryn Khulman.

[7] Eksridge, L. (2013). Pág. 74

[8] Di Sabatino, D. (1999)Lonnie Frisbee: A modern day Samson, en Jackson, B. (1999). The quest for the radical middle. Cape Town: Vineyard International Publishing

[9] http://lonnierayfrisbee.com/excerpts/

[10] Eskridge, L. (2013). Pág. 33

[11] La comunidad era llamada Living Room, la cual abrió otra comuna llamada House of Acts (Casa de Los Hechos). Las mismas eran lideradas por dos parejas misioneras que se habían aventurado a alcanzar a los hippies.

[12] Coker, M. (2005). The first Jesus freak. OC Weekly. Última visita 12 de diciembre de 2014. http://www.ocweekly.com/2005-03-03/features/the-first-jesus-freak/full/

[13] Esta palabra tiene muchas acepciones en América Latina. Usé el término coloquial venezolano. También se usa “pedir aventón”, “hacer dedo”, “pedir ride”.

[14] Eskridge, L. (2013). Pág. 71

[15] http://lonnierayfrisbee.com/excerpts/

[16] Méndez, N. (2009). Sucesoras de Pedro. Tesis de Maestría. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

[17] Además de 20000 conversiones. Jackson, B. (1999). Pág. 387.

[18] Este es un emotivo video de los bautizos masivos, https://www.youtube.com/watch?v=aW-2tbSiCWM

[19] En el documental realizado por DiSabatino, hay testimonios de amigos que vieron años después a un domesticado Lonnie Frisbee como pastor asistente de Calvary Chapel, vestido de traje y corbata, con la barba y el cabello cuidadosamente arreglados, en un cambio radical de su acostumbrada apariencia de hippie.

[20] Douville, B. (2006). “And we’ve got to get ourselves back to the garden”: The Jesus movement in Toronto. Historical Papers. Canadian Society of Church History Annual Conference. Pág. 5-24. Última visita 12 de diciembre de 2014. http://churchhistcan.files.wordpress.com/2013/05/2006-1-douville-article.pdf

[21] En este video Derek Morphew, uno de los líderes principales de La Viña en Suráfrica, habla acerca de su relación con Lonnie Frisbee y de la primera visita de éste a Suráfrica en 1978. https://www.youtube.com/watch?v=gGY1R7Q5Rk8

[22] Desde mayo de 1977 a septiembre de 1983, el grupo creció de 150 a 2000 personas. Pero, contando desde el día de la madre en 1980, se añadieron más de 1500 personas. Durante esos seis años, la iglesia siempre funcionó en auditorios alquilados a escuelas secundarias locales. Ver Jackson, B. (1999), Pág. 64.

[23] Jackson, B. (1999). Pág. 85 y 89

[24] Vineyard USA (2014). Come, Holy Spirit: Living our lives guided by God’s presence. http://www.vineyardresources.com/equip/ Última visita 18 de diciembre de 2014.

[25] Jackson, B. (1999). Pág. 84-100

[26] White, J. (1988). When the Spirit comes with power: Sign’s and wonders among God’s people. Downers Grove (Illinois-USA): Intervarsity Press. Pág. 174

Advertisements

About famorac

Motivado por la misión de la comunidad cristiana en el mundo contemporáneo.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s