América Latina: Un contexto donde abundan los Apóstoles (Parte I)

En las próximas entradas del blog voy a intentar desmenuzar algunos aspectos de la NRA en lo que respecta al panorama latinoamericano, pero sobre todo vinculándolo con La Viña, tratando de ver los aspectos que se solapan y los que difieren. El tono quizás sea un poco menos narrativo en algunos momentos y me he visto obligado a citar un mayor número de referencias para respaldar las afirmaciones. Espero que sea de provecho.

a.     ¿El fin de las denominaciones?

Creo que corría el año 2000 cuando tomé un taller en el Seminario Evangélico de Caracas (SEC), titulado algo así como, “La iglesia del siglo XXI”, dictado por el reconocido historiador, teólogo, y académico bautista argentino, Dr. Pablo Deiros. Las conferencias fueron muy atractivas y el salón de clases se hizo bastante pequeño para los numerosos asistentes. Por las noches el Dr. Deiros también predicaba una movida campaña en la Iglesia Evangélica Pentecostal Las Acacias, una muy conocida congregación de la capital venezolana. Uno de los días, Deiros, quien había sido profesor visitante en el Seminario Bautista de Los Teques, recibió la visita de quien, en ese entonces, era su actual rector, el cual venía acompañado con otros profesores y alumnos. Al final de la clase se produjo una acalorada discusión, pues los visitantes cuestionaban la propuesta de Deiros de, hacer teología desde la experiencia. Aunque podía intuir las razones que llevaban a aquella controversia particular, no estaba al tanto de la agitación que las enseñanzas de un bautista como Deiros ya habían provocado entre el liderazgo y los intelectuales cristianos, argentinos y latinoamericanos, en los años anteriores.

bautista del centro

Fachada de la Iglesia del Centro en Buenos Aires. Que en los 90 era la Iglesia Bautista del Centro. El 19 de marzo de 2016 inauguraron un santuario nuevo con la asistencia, entre otros, de Carlos Anacondia, Carlos Mraida y Omar Cabrera.

Había tenido oportunidad de conocer al Dr. Deiros en Buenos Aires, diez años antes, en 1990, cuando visité brevemente la Iglesia Bautista del Centro que, por aquel entonces pastoreaba junto a Carlos Mraida[1]. Llegué allí sin tener idea de lo que estaba ocurriendo en esa vetusta iglesia bautista de más de cien años de fundada, donde el Espíritu Santo parecía estar moviéndose de una manera especial. Me llamó la atención su servicio de adoración y, sobre todo, una reunión de líderes de células antes del servicio principal, a la cual el Dr. Deiros amablemente me invitó. El tema de ese domingo era acerca de cómo los líderes de grupos pequeños debían confrontar casos de ataques demoníacos e incluso situaciones de conflicto espiritual, que confrontaban comúnmente los miembros de las células. Aquello fue una total sorpresa, pues se distanciaba tanto de mis prejuicios acerca de la espiritualidad de las iglesias bautistas con la que estaba familiarizado hasta entonces. No podía saber en aquel instante que se trataba apenas del comienzo de una renovación espiritual que conmovería los cimientos de esa, y muchas otras, iglesias Argentinas.

peter

Texto editado por C. Peter Wagner sobre el avivamiento argentino.

Ya para el momento de aquel taller en el SEC, Pablo Deiros había tenido un buen tiempo para madurar y sopesar las ideas que incipientemente esbozaban en 1990, en pleno gobierno de Carlos Menem y con una Argentina derruida y ansiosa de sanidad de las heridas de las dictaduras de los 70 y la primera parte de los 80, incluyendo los sinsabores de la, tristemente célebre, guerra de las Malvinas. Varios libros habían salido de su tintero en ese lapso de tiempo, incluyendo el conocido Latinoamérica en llamas[2], donde hace un análisis crítico del movimiento pentecostal en el continente, y otro titulado Manantiales de avivamiento, coeditado con C. Peter Wagner[3], en el cual se adentraba, junto con Omar Cabrera, Carlos Anacondia, Edgardo Silvoso, Claudio Freidzon y otros autores, en la descripción de los elementos básicos de lo que había sido reconocido, en aquellos tiempos, como el “avivamiento argentino” de los años noventa. Allí Wagner lanzaba, desde la propia introducción, una de sus explicaciones acerca de por qué Argentina había sido escogida por Dios para esa visitación, que ya se alargaba durante varios años, proponiéndonos su hipótesis de que ello se debía al:

… surgimiento del ministerio apostólico y del oficio de apóstol en los 90… El giro prominente en Argentina del tradicional paradigma de la Cristiandad, al nuevo paradigma apostólico, consiste en traer consigo los cambios más radicales en la forma de hacer iglesia, desde la Reforma Protestante.

Unas páginas más adelante, Deiros describe a una iglesia renovada en su adoración y alabanza, ungida, carismática, descentralizada, y sobre todo, algo que califica como su característica “experimental” (o experiencial), pues es una iglesia que no escatima esfuerzos para probar novedosos modelos que, la lleven al cumplimiento pleno de la misión encomendada por Jesús mismo. Experimental, no solo en cuanto a prioridades y prácticas, sino también en lo que respecta al surgimiento de estructuras eclesiales, diferentes a las anticuadas formas organizacionales existentes, que provenían de la “constantinización” de la iglesia y del ejercicio del poder eclesiástico vertical, fortalecido por dogmas y normas para preservarlo[4]. De esta manera, Deiros, considerado por Wagner como el cuarto Apóstol argentino (junto con Cabrera, Anacondia y Freidzon), atribuye la expansión del avivamiento a una novedosa reorganización de la iglesia, de maneras que se oponen radicalmente a la visión constantiniana, prevalente en los 1700 años precedentes, expresando que:

A riesgo de sonar muy atrevido, estimo que estamos en camino de un nuevo paradigma que, por sus manifestaciones más evidentes, merecería el calificativo de nuevo paradigma apostólico. Algunos han denominado este fenómeno como nueva reforma apostólica. De cualquier forma como se la denomine, parece evidente que estamos no solo frente a una nueva manera de ser cristianos, sino también a una nueva manera de ser la iglesia de Jesucristo en el mundo.[5]

            Ya hemos relatado cómo, en 1997, John Wimber había escrito a La Viña su carta pastoral sobre los cinco ministerios, en la que hacía claro que no creía en la existencia de apóstoles, con A mayúscula, en la iglesia contemporánea; y que, entre 1998 y 1999, después del fallecimiento de Wimber, Todd Hunter había desistido de crear una serie de redes apostólicas para reorganizar el movimiento. Ahora vemos que, en los albores de la introducción de la Viña en América Latina, precisamente cuando nuestro movimiento apenas hacia sus primeros pasos en la región, un intelectual evangélico latinoamericano de primera línea, miembro de la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL), pastor exitoso, y prolífico escritor, había sido ganado para las filas de la naciente NRA. Tal hecho era un indicativo muy significativo de que el modelo eclesiástico propuesto resonaba bien en los oídos latinoamericanos, y auguraba un crecimiento acelerado de la NRA en América Latina. A partir de ese momento, La Viña Latinoamericana habría de convivir con ese expansivo grupo de iglesias, compartiendo en cierta forma las preferencias de los creyentes del siglo XXI, en su mayoría jóvenes, a la par que, de alguna manera, tratar de no sucumbir ante sus preceptos, enseñanzas y poderoso influjo difundido insistentemente a través de los medios de comunicación clásicos y contemporáneos y la poca literatura evangélica que se difunde en la región.

deirosbooks

Pablo Deiros es actualmente vice-rector del Seminario Teológico Bautista Internacional en Buenos Aires (Argentina). Se muestran las portadas de algunos de sus libros más importantes. También es ex-profesor del Seminario Teológico Fuller con el que continúa vinculado.

Una de las principales razones que Deiros argumenta para justificar la NRA es el inicio de lo que denomina la era “postdenominacional”, ya que, según su análisis, la época constantiniana de la iglesia está llegando a su final. Como él mismo lo describe irónicamente, “está en crisis terminal y merece un entierro decente”[6]. Principalmente, argumenta Deiros, porque nos encontramos frente al ocaso del “denominacionalismo y sus productos históricos”[7], evidenciado por la fuerte declinación del crecimiento numérico de las iglesias históricas, y aún hasta de las pentecostales, donde, como los señalan otros autores, la renovación fue desde el punto de vista experiencial y cultural y no tanto en cuanto a la proposición de nuevas estructuras eclesiales[8].

Sin duda que Deiros no es original al plantearse estas ideas respecto a la evolución histórica de la iglesia. Otros escritores, como Rodney Clapp, ya habían hablado de la creciente “inutilidad” de la iglesia, porque ésta insistía en mantenerse en la era constantiniana, cuando el mundo alrededor había cambiado radicalmente entrando en la postmodernidad, por lo que se necesitaba un cambio radical que se manifestaría, únicamente, a través de nuevas expresiones del ser y hacer iglesia[9]. En una tónica similar, Christian Schwartz se refería a una tercera reforma que tendría que ser de las estructuras[10], puesto que la de Lutero se centró en la teología y la siguiente reforma, introducida por el movimiento pietista, se abocó a la espiritualidad, pero realizada desde una eclesiología heredada del judaísmo y de la iglesia constantiniana. De ello se hace eco otro alemán, Wolfgang Simpson[11], quien se atreve a proponer un modelo de cómo serían esos nuevos odres que la tercera reforma traería consigo, estructurados alrededor de redes de iglesias en las casas, incluyendo la restauración de los cincos ministerios y los roles de apóstol y profeta, aunque aparentemente, según su descripción, con minúscula pues serían roles funcionales y no de gobierno[12].

Leer la segunda parte.


[1] En agosto de 2005 tuve oportunidad de presentar en esa iglesia, en compañía de Isaac Veloso de la Viña Providencia (Chile), mi libro sobre gurpos celulares publicado por Editorial Certeza-Argentina.

[2] Deiros, P. y Mraida, C. (1994). Latinoamérica en llamas. Miami (Florida-USA):Caribe.

[3] Deiros, P. y Wagner, C. P. (editores) (1998). Manantiales de Avivamiento. Miami (Florida-USA): Caribe/Betania

[4] Según Deiros, la historia del testimonio cristiano podría dividirse en tres grandes paradigmas: el Apostólico (PA) a raíz del surgimiento de la iglesia el día de Pentecostés, el de la Cristiandad (PC) que se origina en la conversion de Constantino, y el Nuevo Paradigma Apostólico (NPA) contemporáneo donde se inscribe el avivamiento argentino.

[5] Deiros (1998), Ibid, pág. 51.

[6] Deiros y Wagner (1998), Ibid, pág. 52-53.

[7] Deiros y Wagner (1998), Ibid, pág. 53

[8] Corpeño, G. (2011). “Neopentecostalismo emergente: Pistas para el futuro de las iglesias neopentecostales jóvenes”. Kairós, enero-junio, No. 48, 85—108. Pág. 89

[9] Es importante aclarar que la NRA es una respuesta a esta inquietud. La iglesia orgánica y la misional son otras, así como lo que se dio en llamar la iglesia emergente, hoy de capa caída. Se trata de modelos bastante diferentes eclesiológicamente, cristológicamente y pneumatológicamente, pero que tienen el objetivo común de avanzar a la iglesia por encima de la era constantiniana.

[10] Schwartz, C. (2000).

[11] Simpson, W. (2003)

[12] Clapp, R. (1996). A peculiar people: The church as culture in a post-Christian society. Downers Grove (Illinois-USA): Intervarsity Press, pág. 23.

Advertisements

About famorac

Motivado por la misión de la comunidad cristiana en el mundo contemporáneo.
This entry was posted in 1997-2002 and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to América Latina: Un contexto donde abundan los Apóstoles (Parte I)

  1. Pingback: América Latina: Un contexto donde abundan los Apóstoles (Parte II) | La Viña: cronicas muy personales

  2. jdballen says:

    Gracias por terminar con esta sequía bloguera de 6 meses. Leeré con mucha atención esta serie, comparto el interés por el espíritu investigativo del articulo y su respeto por la diferencia.

    Like

    • famorac says:

      Tenía varias de esas entradas listas hace tiempo pero no quería cortar la secuencia. El tema es complejo e interesante, además que marca un punto de cambio en cuanto a la dinámica de las iglesias neopentecostales y carismáticas. Algunos temas los dejaré para tratar en el futuro, solo falta la parte V que ser refiere a la Teología del Reino. Hay otro escrito que voy a publicar que hace referencia específicamente al caso del Brasil.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s